Las 10 prácticas ágiles más útiles (I)

Hoy voy a hablar de un tema muy en boga: las técnicas o prácticas ágiles. De ellas, se ha hecho un estudio a expertos profesionales en la materia. El estudio ha sido conducido por Teodora Bozheva, una excelente formadora en algún curso de calidad en el que he tenido el placer de asistir. Podéis ver los datos fuente aquí.

Pero tal como estuve hablando con Teodora, los datos no son más que eso, así que me animé a pedirle permiso para a partir de sus datos, darle una vuelta de tuerca y llegar más a fondo. Vamos con ello intentar responder a varias preguntas no sólo sobre las técnicas agiles, sino también sobre nuestro propio conocimiento de dichas técnicas.

Vamos a partir de los resultados, que podemos ver en la siguiente gráfica:

Lo primero a destacar, es que no hay una diferencia abismal entre los primeros y los últimos en este grupo.
Vamos a ver un poco los más útiles:

  • Automated Builds: la compilación automática, forma parte tradicionalmente de los sitemas de integración continua, aunque es perfectamente válido el considerarlo de forma autónoma.
  • Continuous integration: el 2º clasificado, viene a confirmar que la automatización de tareas, se sigue considerando una técnica ágil muy útil.

Hagamos un breve inciso aquí para tener en cuenta que los dos primeros clasificados están muy relacionados. De hecho, habrá defensores que lo consideren como uno sólo. Los dos siguientes, están también relacionados, y sí que podrían considerarse técnicas puramente ágiles (mucho más asociadas a las metodologías ágiles que las dos primeras, por ejemplo):

  • Daily stand up meeting: la técnica de realizar breves reuniones de pie, diariamente, y de forma informal pero con un objetivo definido de poner en común las tareas en curso de cada uno, y los problemas encontrados o que nos atascan.
  • Iteration planning: tradicionalmente vinculado a la programación extrema (Extreme Programming o XP), esta práctica consiste en la ejecución de la iteración: desde el desglose y estimación de las tareas, su asignación, y posterior desarrollo, ejecución de pruebas unitarias, etc., hasta la siguiente iteración.

Algunos puntos importantes a indicar aquí sobre estas dos prácticas: la primera es extremadamente económica de implementar. Cualquier proyecto puede incorporar esta técnica, sin coste ni importantes efectos colaterales (salvo quizás el incremento de visión de los integrantes del equipo). La segunda, sin embargo, exige una involucración más profunda en las metodologías ágiles. Exige por tanto, un cambio significativo en la forma de organizar el trabajo, planificarlo, y reportarlo.

Para terminar hoy, vamos a quedarnos con dos técnicas ágiles, que a pesar de estar incluidas aquí, son en realidad técnicas habituales en cualquier desarrollo de software (“ágil” o no):

  • Coding Standards: Se trata de disponer de estándares de codificación  o de desarrollo específicos del proyecto.
  • Unit Testing: consiste en la planificación, diseño, programación y ejecución de pruebas enfocadas a probar un único componente o función.

En primer lugar resulta curioso el considerarlos técnicas ágiles. En segundo lugar, son aspectos prácticamente de uso obligatorio en cualquier desarrollo moderno de hoy en día. En cuanto al coste, ambos son elementos costosos de implantar, ya que requieren de formación específica, y en algunos casos, de herramientas específicas tanto para su uso como para su verificación.

Dejaremos para otro día, la segunda parte de este artículo, revisando las técnicas que quedan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s