¿Todavía quieres ser programador?

Hace cosa de un mes, estaba leyendo uno de mis blogs favoritos. Jeff Atwood es todo un elemento, una figura reconocida en la red. Y sin embargo, consiguió sorprenderme (otra vez). Y no es porque no sea un tema conocido y de candente actualidad. Me gustó su enfoque. Y es que como tantas otras ocasiones, Jeff daba en el clavo.

Yo, personalmente, me ocupo de recibir y guiar en su inicio a las nuevas incorporaciones que suelen llegar a mi oficina. Es algo esporádico, y que no suele gustar a mis compañeros. Bueno, en nuestro entorno, es difícil encontrar a gente que en general les guste hablar en público. Pero sigamos. A esas nuevas incorporaciones, les trato de contar brevemente lo que pueden necesitar, sobre la empresa y nuestro sector. Pero también me encuentro muchas veces (y no sólo en mi empresa actual, sino más bien en todas), programadores que no tienen claro cuál es su futuro.

Normalmente, todos tienen claro que quieren más en su futuro laboral: más dinero, más categoría profesional…Pero no tienen claro cómo es el negocio del desarrollo de software y la programación, y por tanto, tienen dudas. El mundo del cine, prensa y televisión nos vende como un negocio lleno de oportunidades, con gran cantidad de puestos de trabajo, y porqué no…¡guay!

Pero los jóvenes que llegan a trabajar recién licenciados, empiezan una carrera como informática, o incluso otras diferentes como matemáticas o físicas. Y me da la sensación de que no tienen claro en qué se han metido. Y no me refiero a que sea malo. Simplemente, que al ser una profesión nueva y en constante evolución, creo que no hay información realista disponible sobre el sector, enfocada a los pre-universitarios. O incluso a los universitarios.

Normalmente, en este sector, los recién titulados empiezan programando. Simplemente porque hay mucha más oferta en programación en por ejemplo … administración de sistemas o diseño de circuitos.

El problema, es que la programación no tiene porqué gustar a dichos recién titulados. Y se nota en las preguntas que hago del tipo:

  • ¿Sabes qué es un ciclo de vida?
  • ¿Has oido hablar de la ingeniería del software?
  • ¿Cuántos tipos de pruebas conoces?
  • ¿Has automatizado pruebas funcionales?
  • ¿Has programado en algún lenguaje?

Y por desgracia, las respuestas son decepcionantes. Y seguid sentados los que defendéis que tan sólo deben programar informáticos, y que el intrusismo por aquí, y que el resto no saben programar, y bla bla bla. Digo seguid sentados, porque las respuestas son igualmente decepcionantes para los que vienen de carreras como informática (técnica o superior). No digo que la universidad no sirva para nada. Digo simplemente, que hay una brecha significativa entre lo que prepara la universidad, y la realidad de las empresas y el mercado.

Y aquí es donde viene la pregunta. ¿De verdad te gusta programar? ¿Quieres ser programador? Porque te tiene que gustar. Porque lo tienes que disfrutar. Y porque de esa manera es como puedes mantenerte actualizado, y sobrevivir a proyecto tras proyecto (y empresa tras empresa).

Jeff Atwood va un poco más allá en su blog, y plantea una pregunta con trampa: “¿Todavía quieres ser programador?“. Y es que Jeff plantea que por desgracia, hay que tener en cuenta que esta profesión, no todo el mundo es capaz de aguantarla toda su vida. ¿Quieres seguir siendo programador a los 30…40…50…60? Alguno comentará que no hay problema, que a los 2 o 3 años te hacen analista, y en otros tantos, jefe de proyecto. Sí…claro. Y yo soy Mickey Mouse.

En esta profesión, como en muchas otras, no todo el mundo puede ascender para siempre de forma continuada. La carrera profesional está ahí, pero cada 100 nuevos recién titulados no pueden ser mañana 100 jefes de proyecto. No es posible. Así que hay que prepararse en nuestro sector para una pregunta clave, que Jeff sabe plantear en su blog con acierto: “¿Todavía quieres ser programador?”. Porque a cierta edad (no hablo de 40 o 50 años, sino mucho antes), la ganancia en productividad de la experiencia, se ve contrarrestada por otros factores. Y no nos engañemos, hay gente que simplemente, no tiene esa pasión y esas ganas de investigar y estar al día: volver de trabajar tras una jornada agotadora y ponerse a leer lo último (lenguaje, herramienta, metodología, etc.), probarlo, etc, etc.

Hay muchas posibilidades en nuestro sector, pero hay que saber moverse. Hay muchas posibilidades en las que aplicar nuestro conocimiento adquirido tras años y años programando, y disfrutando (o sufriendo) en múltiples proyectos y en múltiples empresas y clientes. Tanto si en el fondo no te gusta tanto programar como pensabas (o como decías), tanto como si llevas tanto programando que empiezas a estar ya saturado, existen opciones como:

  • Gestión.
  • Testing.
  • Calidad.
  • Analista
  • Analista funcional
  • Escritor técnico/documentación
  • Implantador de software.
  • Ventas

En muchos de estos roles, encontrar gente realmente conocedora de los entresijos de hacer software, es muy difícil. Así que ¿porqué no aprovechar tu experiencia y conocimientos adquiridos en algo más? ¿No es eso mejor que quedarse estancado en tu carrera, siguiendo con una programación que realmente nunca te gustó, o dejó de hacerlo hace mucho?

Y tú…¿todavía quieres ser programador?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s