La oportunidad de los becarios

La oportunidad de los becarios.

Se supone que los becarios se quedan a solas en verano: al frente del trabajo, ya que el resto de trabajadores (no becarios), han cogido todos vacaciones. Y claro, a los únicos que no les dejan coger vacaciones son a “los últimos en llegar”.
Esto, que acabo de leer en un conocido suplemento dominical de prensa, es un mito, y en cualquier caso no siempre es así. Los becarios exigen tiempo y esfuerzo para desarrollar sus capacidades, pero…¿realmente les estamos dando lo que necesitan para brillar?

La presión.

La presión suele ser el primer escollo. Siente que le vigilan, que le están evaluando de forma constante. El truco está en verlo como una motivación, una oportunidad.
Es una fuente de aprendizaje. La beca es así, y con ello, hemos de verlo en positivo. Salvo que estemos en una de esas empresas en las que los becarios se limitan a llevar cafés (por suerte, en mi empresa jamás he visto eso a un becario).
La presión hay que volverla en nuestro favor, que nos motive y nos dirija, no que nos bloquee y nos impida llegar a nuestros objetivos.
Otra forma de aliviar la presión es mediante  un tutor. En mi empresa existe la figura del counsellor, que viene a ser lo mismo. Y si bien es una gran idea, el problema viene dado cuando el tutor no se toma su trabajo en serio.

Cuando el tutor no dedica el necesario tiempo al becario.

El tutor no está para decir al becario lo que tiene que hacer. O al menos no de una forma paternalista. Debe guiar al becario impidiendo que cometa errores demasiado graves. Pero el aprendizaje incluye equivocarse. Cometer pequeños errores controlados. Aquí es donde el tutor entra en acción en su doble objetivo: que el becario aprenda, pero que la empresa no corra peligro.
La libertad del becario ha de ser proporcional a su responsabilidad: es decir, limitada. Pero no tan limitada que no pueda explorar su espacio y cometer esos pequeños errores controlados por su tutor.

Comportamientos a evitar

A continuación, revisamos algunos comportamientos a evitar por parte del becario:

  • Individualismo. El excesivo individualismo, y el hambre de prosperar en la empresa, son explotadas por algunas empresas. Por desgracia, a medio y largo plazo los resultados suelen ser nefastos para la empresa. A veces, incluso a corto plazo.
  • Impuntualidad. Aunque es complicado, es bueno combinar respeto y disciplina. Entrar a trabajar cinco minutos antes. Nunca después. Y nunca salir de trabajar antes de la hora, pero tampoco es necesario quedarse a trabajar  porque sí. Algún día revisaremos este punto en profundidad.
  • Pereza. La pereza es terrible. El no empezar las tareas inmediatamente, el postergar lo importante por lo urgente.
  • Problemático. Es una buena práctica el evitar problemas y confrontaciones. La energía generada en situaciones de conflicto está para ser utilizada a nuestro favor, no para embarcarse en disputas nimias que no van a resolver nada.
  • Competitivo. La competitividad es buena, pero ha de ser una cualidad secundaria. No es bueno en general presentarse cada mañana pensando en “superar a éste” o “ser más que aquél”. Sí es bueno marcarse metas, pero no es bueno dichas metas pasen por ser más que otros. Porque al final, el camino fácil se presenta: si no puedo ser mejor que los demás…quizás sea hora de hacer que los demás sean peor que yo (y aquí es donde la zancadilla fácil, el extender falsas afirmaciones, etc., hacen que el competitivo haga su agosto).
  • Pelota. El pelota prefiere halagar en todo momento a sus superiores, o a cualquiera de quien pueda sacar provecho. Suele estar relacionado con un espíritu individualista y competitivo.
  • Arrogancia. La arrogancia es uno de los peores males. A pesar de parecer menos agresiva que la competitividad o el individualismo, la arrogancia es difícil de erradicar. Está basada en una creencia profunda en las propias capacidades, y por desgracia, no suele estar alineada con la realidad. Cuántos recién titulados me he encontrado que se creían los reyes del mundo, dueños de la absoluta verdad, e incapaces de dialogar y llegar al mínimo consenso. Su título universitario les convierte en Dioses, o ellos así lo creen. Y por desgracia, yo hace muchos años que aprendí que mi título no está para esgrimirlo en absurdas disputas. El título está para dar soporte a la curiosidad, al esfuerzo, y a la capacidad de ir más allá de las apariencias. Capacidad de aprender, porque más que nos pese, no llegamos el primer día de trabajo con  todo aprendido.

Comportamientos a seguir.

  • Aprender
  • Jugar en equipo.
  • Respeto.
  • Atrevimiento.
  • Planificación.
  • Organización.
  • Socialización: conseguir contactos y establecer relaciones.
  • Disfrutar.

Sí: disfrutar. Disfruta, suéltate y siéntete cómodo. Que no parezca que estés ahí cada día por un sueldo miserable. Madruga. Llega pronto. Haz las cosas con ilusión. Contagia esa ilusión. Yo personalmente prefiero a gente ilusionada, antes que a un crack, al típico fenómeno tecnológico en cualquier tema pero que lo hace con desgana. Y la desgana se contagia. Y esa desgana se ve en la documentación, en el código…

Y tú, ¿cómo prefieres llevar tu beca?

Fuente: este artículo está inspirado en un artículo que leí hace un tiempo en el periódico dominical de La Vanguardia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s