Windows 10 y la gestión de pruebas beta

Hola a todos,
Supongo que muchos ya conoceréis el concepto de Alfa y Beta en el mundo del software. Pero es importante destacar, y en ello ISTQB lo diferencia claramente:

  • Pruebas Beta es un software que se da a probar al cliente en su casa. Vamos, que se lo lleva a su casa, o su oficina, y lo prueba.
  • Pruebas Alfa es un software por el contrario, que se prueba en un entorno controlado por el equipo fabricante, en las instalaciones del fabricante.

Y digo esto porque es muy típico confundir con el concepto de pruebas Alfa y Beta con la versión Beta y la versión Alfa (o pre-Beta) de un software.

Me acabo de acordar porque precisamente estos días, me he instalado Windows 10 en versión Beta, a través del Microsoft Insider Program.

Desde el punto de vista de la gestión de proyectos software, es muy interesante este concepto, ya que permitiría, bien llevado, a llevar el agilismo a extremos insospechados. Un cliente puede usar una aplicación (o en este caso, el sistema operativo), y a través del análisis de su uso del software, se podrían detectar funcionalidades mejorables, funcionalidades más usadas, etc. Por supuesto, en el caso de Windows 10, tenemos el caso del feedback tipo “esta aplicación no me ha funcionado”, o “esta página web no se ha visto bien”.

No digo que Microsoft esté haciendo Windows 10 añadiendo funcionalidades ad-hoc a nuestros gustos. Simplemente, que estamos cada vez más, ante una forma de trabajar adaptativa (ágil), permitiendo a posibles usuarios/clientes el ver prototipos tempranos, más o menos terminados.

Otro caso, también de Microsoft, es Windows 10 para móviles. Todos los usuarios de algunos modelos seleccionados, pueden instalarse una versión bastante avanzada (pero aún no terminada), para obtener feedback del uso, pulir defectos, detectar incompatibilidades, etc.

Por supuesto que todo esto ya existe, y tenemos aplicaciones web (recordemos que GMail ha sido una gran parte de su historia una versión Beta: más exactamente algo más de 5 años entre 2004 y 2009) que se ofrecen a los usuarios de manera muy temprana. Sin embargo, la aproximación que ha tomado este fabricante me parece valiente, y a la vez arriesgada, ya que una mala gestión del modelo de betas podría afectar gravemente a su imagen, si por ejemplo todos los ordenadores o todos los móviles dejasen de funcionar, o si los móviles comenzasen a hacer llamadas de forma autónoma y arbitraria.

Aquí desde el punto de vista de las pruebas y de la ingeniería del software, vemos como se presenta una disyuntiva, y hay que buscar un equilibrio entre la estabilidad del producto (por muy beta que sea), y la necesidad de hacerlo probar a un público lo mayor posible para obtener feedback. Desde luego, es necesario tener un gran control de las pruebas realizadas, y obtener métricas que nos permitan estimar (de forma aproximada, claro), el número de defectos y su gravedad en caso de liberar nuestro producto inacabado.

¿Y vosotros? ¿Os atreveríais a hacer público un software inacabado siguiendo un modelo de pruebas Beta? ¿Cómo gestionaríais los riesgos de hacer público un producto sin terminar?

Anuncios

One thought on “Windows 10 y la gestión de pruebas beta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s