El uso correcto de las plantillas…está en el contenido

Hola, de nuevo colaboro en el arranque de un proyecto, desde mi área de calidad. Y de nuevo, ayudo en la adaptación de las plantillas y procesos para que el proyecto se adapte a lo que el cliente necesita, cumpliendo al mismo tiempo los más altos estándares de calidad.

Acabo de recibir una felicitación porque el conjunto de plantillas y documentación para el proyecto, ha sido percibido por el cliente como excelente. Y sí, para no mentir, son las cosas que te llevas a casa tras un día de duro trabajo que te animan. Las cosas que te animan a seguir luchando por mejorar, por buscar la excelencia, por no apoltronarse sentados en la autocomplacencia.

Pero claro, como buen culo inquieto, quiero más. Y me pongo a pensar que efectivamente, las plantillas, con sus guías, ejemplos y bien pensada estructura, cubren todas las necesidades…¿o no? Pero…¿qué pasa con el contenido?

En algún momento,  todas esas plantillas se convertirán en documentación real, en contenidos que reflejen la realidad del proyecto en un cierto momento y sus objetivos, suposiciones y carencias. Y sin embargo, aquí es donde realmente empieza el valor aportado al cliente. Es como si al cliente le hubiéramos dado un puente. Y sí, el puente está bien. Pero el cliente no quiere un puente. Quiere cruzar el río. Del mismo modo, lo que necesita el cliente no es las plantillas. De hecho, no quiere ni la documentación. Sino el seguro, la garantía que proporciona el tener un adecuado control del proyecto.

La documentación me recuerda al seguro de la vivienda o del coche. Los programadores no quieren oir hablar de la documentación. Esto ya lo comentaba en mi artículo “Nos gusta programar, pero no documentar“. Tampoco nadie quiere un seguro de coche o vivienda. Pero es algo necesario, ya que no podemos circular por ahí, sin convertirnos en “bombas en potencia”. Del mismo modo, un proyecto sin adecuada documentación se convierte en una bomba en potencia, ya que ante el más mínimo problema, empezamos todos a correr como pollos sin cabeza, apagando el fuego como si fuéramos bomberos.

Y es importante recordar, que podemos ser muy buenos creando código super-optimizado, clases y estructuras de información super-funcionales y cumpliendo los más modernos estándares…Pero sin una adecuada documentación, no sirve. Eso me recuerda a los ofuscadores de código. Conozco  gente que no lo necesitaba: su código era auto-ofuscado.

En fin, espero que el equipo de los proyectos sigan trabajando bien, y sobre todo, documentando adecuadamente (evitando la “documentitis”, por supuesto).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s