La titulitis ha muerto

dilbert-university-mbaDe nuevo, seguimos viendo titulares que insisten en que las grandes multinacionales (en este caso es Google quien se suma al carro de otras como Microsoft, etc.), ya no miran el expediente académico.

¿Para qué sirve pues estudiar? Pues se está perdiendo la noción enquistada y del siglo pasado de que estudiar sirve como garantía para encontrar un buen empleo, para garantizar el éxito en la vida. Al final va a resultar que estudiar, sirve simplemente, para adquirir conocimientos, y no es una garantía exclusiva y universal de un empleo de alta remuneración.

Ya hace tiempo que se habla de ello, y es que la universidad prepara universitarios. Pero las empresas necesitan profesionales.

¿Qué ocurre ahora, al salir de la universidad? Pues que hay que ganarse el pan. Ya no sirve hacer un esfuerzo puntual durante un tiempo para sacarse el título. Ahora cada día es una prueba de aptitud, y se nos pone a prueba en nuevas y cada vez más complejas situaciones: se llama realidad competitiva profesional.

Después de todo, ya hemos hablado en artículos anteriores de los job-hoppers (*), que saltan de empleo en empleo para mejorar su situación laboral. Al contrario, las empresas también nos exigen cada día más un pequeño (y a veces no tan pequeño) esfuerzo de superación, de mejora. Pequeñas batallas que pueden terminar si o si de dos formas:

  • Triunfando, y por tanto, aprendiendo de las buenas prácticas y criterios aplicados.
  • Fallando, pero aprendiendo de qué se aplicó de forma incorrecta, o qué premisas eran inadecuadas para la situación.

Este tipo de corrientes de pensamiento supongo que molestarán a los que llegaron con su carrera universitaria y su MBA pensando que ya no tendrían que esforzarse. Que para ganar dinero basta SER y no HACER. Se les olvida recordar que el cliente paga por lo que recibe de nosotros, no por lo que somos.

Fuente:http://www.elmostrador.cl/noticias/mundo/2016/01/24/google-cambia-su-forma-de-contratar-personal-el-expediente-academico-no-sirve-para-nada/

(*) Como ya me comentaba una lectora en una entrada anterior, el término job-hopper no debe usarse para los que ven forzado su cambio de trabajo de forma constante, sino para los que lo buscan y fuerzan como una medida de garantizar una promoción laboral continua y sostenible.

Anuncios

¿Te conviene trabajar desde casa?

Dilbert-Teletrabajo Los Millenials, esa raza aparte de la que hablaremos otro día, lo valoran. Estamos hablando del trabajar desde casa. Y el trabajar desde casa ha sido objeto de un artículo muy interesante en LinkedIn.

Pero analicemos un poco el artículo, ya que ponen al hecho de trabajar desde casa como un lastre en la carrera profesional. Claro, desde casa es sencillo realizar el 99% de las tareas. Pero por ejemplo, ya no es tan sencillo liderar. Y no hablo de dirigir a un equipo, sino dar ejemplo, y ser el líder que todos desean ver hacer y que guía al equipo.

¿Significa esto que no se puede ser jefe trabajando desde casa? No, pero en el artículo se plantea que a la hora prosperar en la carrera profesional, es más sencillo hacerlo de forma personal en la oficina, o codo a codo con el equipo en el cliente (o donde sea). Es en ese día a día en la oficina, haciéndose ver, donde  se genera la confianza para que los responsables te tengan en cuenta a la hora de promocionarte profesionalmente.

Aquí es donde viene la pregunta: ¿te conviene trabajar desde casa?

Pues tal como lo plantea el artículo, pues no, si lo que quieres es progresar profesionalmente a puestos de dirección.

Por supuesto, si entre tus objetivos están el no progresar rápidamente, sino realizar un trabajo a gusto, y con un adecuado balance entre la vida personal y la profesional, el teletrabajo es un punto a valorar.

El artículo está muy cargado de valores profesionales, y está muy bien dirigido. Sin embargo, no tiene en cuenta que está estableciendo una premisa: si quieres prosperar profesionalmente, debes dejarte ver. Que te vean trabajar, y que te vean haciendo cosas bien.

De nuevo, aquí extraemos algunas tristes conclusiones, dos de las cuales dejo a la reflexión de mis lectores:

  • ¿Y si mi visibilidad se reduce no por trabajar desde casa sino porque me mandan a un cliente? En ese caso no es porque queramos, sino que se nos saca fuera “visualmente”, impidiendo y coartando nuestra carrera profesional de forma ajena a nuestra voluntad.
  • Si se trata de dar visibilidad a nuestro buen hacer, ¿no estaremos fomentando que la gente oculte descaradamente sus errores o su “no tan buen hacer”? O lo que es peor, que se busquen culpables de cualquier situación, en lugar de afrontarlas y solucionarlas (tal y como se esperaría de un líder)

Así que tras darle muchas vueltas…vuelve a mi cabeza la pregunta:

¿Te interesa trabajar desde casa?

 

 

 

El trabajo autónomo: ¿solución o problema?

Es el sueño de muchos: el trabajar como autónomos. Y sin embargo, pocos se atreven. A la dificultad se une el desconocimiento, el temor de emprender por cuenta propia una senda que por otro lado es radicalmente opuesta a la seguridad que nos proporciona el trabajar por cuenta ajena, recibiendo órdenes concretas en un horario concreto.

Estaba leyendo un artículo en prensa relacionado, y me ha precido retomar este interesante tema. Sin embargo, me voy a centrar el agunas afirmaciones que se hacen, y que para la desgracia de nuestro sector profesional, no me parecen del todo acertadas si las contemplamos desde el punto de vista de la industria del software. Como excusa, diremos que por el contenido y el tono generalista del artículo, no se han centrado ni mucho menos en el mundo del desarrollo/mantenimiento de aplicaciones.

  • Crece el número de profesionales autónomos. Por supuesto, ante el creciente desempleo, no queda otro remedio que buscar trabajo mediante el auto-empleo.
  • Los nuevos emprendedores surgen principalmente en el sector servicios. Pues claro, como que es el sector que aunque ha sufrido la crisis, lo ha sufrido en menor medida. Si te quedas en paro, y te planteas ser autónomo…¿no lo harás en un sector que es menos castigado por la crisis? Aquí estamos mezclando causa y efecto.
  • Responden a una demanda del mercado de personas con experiencia. El mercado siempre quiere personas con experiencia. La diferencia es que antes de la crisis, estas personas con experiencia eran caras, y ahora no lo son.

Al final, no me queda claro si el trabajar como autónomo es una solución o un problema. Lo que sí es cierto es que el mercado en general, pero también en nuestro sector en particular, es cada vez más precario y estacional. Trabajar por proyectos, por encargos, por picos de trabajo, está siendo cada vez más habitual. Pocas empresas son capaces de asegurar a sus empleados crecimiento, y al mismo tiempo, aseguramiento de la empleabilidad.