Windows 10 y la gestión de pruebas beta

Hola a todos,
Supongo que muchos ya conoceréis el concepto de Alfa y Beta en el mundo del software. Pero es importante destacar, y en ello ISTQB lo diferencia claramente:

  • Pruebas Beta es un software que se da a probar al cliente en su casa. Vamos, que se lo lleva a su casa, o su oficina, y lo prueba.
  • Pruebas Alfa es un software por el contrario, que se prueba en un entorno controlado por el equipo fabricante, en las instalaciones del fabricante.

Y digo esto porque es muy típico confundir con el concepto de pruebas Alfa y Beta con la versión Beta y la versión Alfa (o pre-Beta) de un software.

Me acabo de acordar porque precisamente estos días, me he instalado Windows 10 en versión Beta, a través del Microsoft Insider Program.

Desde el punto de vista de la gestión de proyectos software, es muy interesante este concepto, ya que permitiría, bien llevado, a llevar el agilismo a extremos insospechados. Un cliente puede usar una aplicación (o en este caso, el sistema operativo), y a través del análisis de su uso del software, se podrían detectar funcionalidades mejorables, funcionalidades más usadas, etc. Por supuesto, en el caso de Windows 10, tenemos el caso del feedback tipo “esta aplicación no me ha funcionado”, o “esta página web no se ha visto bien”.

No digo que Microsoft esté haciendo Windows 10 añadiendo funcionalidades ad-hoc a nuestros gustos. Simplemente, que estamos cada vez más, ante una forma de trabajar adaptativa (ágil), permitiendo a posibles usuarios/clientes el ver prototipos tempranos, más o menos terminados.

Otro caso, también de Microsoft, es Windows 10 para móviles. Todos los usuarios de algunos modelos seleccionados, pueden instalarse una versión bastante avanzada (pero aún no terminada), para obtener feedback del uso, pulir defectos, detectar incompatibilidades, etc.

Por supuesto que todo esto ya existe, y tenemos aplicaciones web (recordemos que GMail ha sido una gran parte de su historia una versión Beta: más exactamente algo más de 5 años entre 2004 y 2009) que se ofrecen a los usuarios de manera muy temprana. Sin embargo, la aproximación que ha tomado este fabricante me parece valiente, y a la vez arriesgada, ya que una mala gestión del modelo de betas podría afectar gravemente a su imagen, si por ejemplo todos los ordenadores o todos los móviles dejasen de funcionar, o si los móviles comenzasen a hacer llamadas de forma autónoma y arbitraria.

Aquí desde el punto de vista de las pruebas y de la ingeniería del software, vemos como se presenta una disyuntiva, y hay que buscar un equilibrio entre la estabilidad del producto (por muy beta que sea), y la necesidad de hacerlo probar a un público lo mayor posible para obtener feedback. Desde luego, es necesario tener un gran control de las pruebas realizadas, y obtener métricas que nos permitan estimar (de forma aproximada, claro), el número de defectos y su gravedad en caso de liberar nuestro producto inacabado.

¿Y vosotros? ¿Os atreveríais a hacer público un software inacabado siguiendo un modelo de pruebas Beta? ¿Cómo gestionaríais los riesgos de hacer público un producto sin terminar?

Anuncios

Material para preparar ISTQB

Hola, aquí dejo un enlace bastante interesante con material que ayuda a la preparación de la certificación ISTQB:

ISTQB es una certificación que pretende cubrir en diversos niveles, las áreas de conocimiento relacionadas con la ingeniería de pruebas.

Si alguno más se anima a la certificación, mucho ánimo.

Se me olvidaba! El enlace: https://sites.google.com/site/softwaretestingbooks4u/manual-testing

Por cierto, este post es el número 200 en este blog. Vaya, ya tenemos unos cuantos.
Un saludo.

Próxima parada: ISTQB

Hola, tras tanta certificación de calidad para la empresa, y viendo el éxito que ha tenido la de ITIL a nivel personal, varios compañeros y yo nos estamos certificando en la ISTQB. El objetivo es pasar el examen a principios de año.

¿Qué es eso de la ISTQB? Es una certificación personal, que no caduca, y que tiene varios niveles. En el Foundations, certifica unos conocimientos básicos y suficientes. ISTQB está relacionada con el testing, con las pruebas en el desarrollo de software. Y no sólo está orientado a testers. Todo el mundo involucrado en el desarrollo y en especial testers y gestores deberían conocer al menos el nivel foundations.

Aprovecharé que me estoy preparando yo mismo, para ir comentando aquí algunos conceptos y mi experiencia en la certificación.

Hasta otra.

Certificaciones Profesionales

Esta entrada la he creado a raíz de un comentario que he recibido en otra entrada anterior. Allí, un lector me preguntaba sobre las certificaciones de software. En concreto, me preguntaba además por la certificación ISQTB.

Un excelente estudio sobre las distintas certificaciones y su utilidad o necesidad, puede encontrarse en este post del blog de Javier Garzás.

He de decir que aunque este estudio me ha parecido un buen trabajo, los resultados desde mi punto de vista se desmerecen porque faltan datos. Es una buena idea tratar de obtener tendencias, pero con tan sólo dos valores es muy complejo tratar de analizar la verdadera situación del mercado en cuanto a estas certificaciones. Animo al autor a continuar con el estudio para ver la evolución de esas certificaciones a largo plazo.

Hay que considerar, que las certificaciones son muy específicas del perfil o rol del profesional. Por ejemplo, no son significativas las certificaciones en gestión para un tester o programador, lo mismo que la certificación ISQTB puede aportar escaso valor a un jefe de proyecto. Es por eso que las certificaciones están asociadas a los roles:

Otro punto a destacar es que las certificaciones no siempre terminan de cuajar. Por muy bueno que sea el nivel exigido, es más importante el prestigio o grado de aceptación en el mercado (número de empresas que los solicitan). Por desgracia, hay acreditaciones muy buenas como TMAP que no terminan de cuajar en su ámbito.

Esto me recuerda al típico problema del mercado: VHS vs BETAMAX; HD DVD vs BlueRay… y así unos cuantos. Al final, es posible que te gastes un dinero en una certificación, y que luego ésta no termine de tener el prestigio de otra cualquiera. Y se trata de una importante inversión en tiempo y dinero.

Hay otra consideración, y es que las certificaciones o bien “caducan”, o bien son reemplazadas por otras versiones que las convierten en obsoletas. Es el caso de CMM, que se vio reemplazado por CMMi.

Para terminar de complicar la cosa, en algunos países se crean certificaciones o acreditaciones profesionales de ámbito local (como es el caso de CFCP en Mexico). Eso dificulta la decisión de las personas, que se encuentran entre la duda de certificarse en una cosa u otra. Además, las certificaciones que se presentan al mercado, no suelen cubrir de forma unívoca una acreditación existente, sino que suelen añadir o eliminar elementos de forma que una, no cubre el 100% de otra. Esto no quiere decir que las certificaciones estén mal pensadas o diseñadas, no quiero decir eso. Simplemente, no todas tienen el mismo marco de referencia (áreas de conocimiento o experiencia acreditadas), no tienen el mismo alcance (nacional, internacional), y tampoco tienen el mismo prestigio. Hasta aquí, ya tenemos 3 dimensiones a considerar.

Si a todo esto, añadimos lo que Javier Garzás trataba de identificar en su estudio (la evolución del prestigio o necesidad del mercado de esas acreditaciones a lo largo del tiempo), vemos que la decisión es complicada: ¡4 dimensiones!

  • Ámbito
  • Alcance
  • Prestigio
  • Evolución temporal

En concreto, y ya terminando de responder a mi lector en su comentario, diré que la ISQTB me parece una excelente certificación. Yo personalmente la veo solicitada en múltiples ofertas, y particularmente creo necesario que la gente dedicada al testing, tenga una formación específica. No por programar mejor o peor, se tienen porqué adquirir los skills relacionados con las pruebas. La de TMAP, apenas la veo en ofertas a día de hoy, por ejemplo (y quizás es tan exigente o más que la de ISQTB, lo ignoro).

En una entrada anterior (“¿Hace falta que un tester sepa programar?”), comentaba esto mismo.

Además, hemos de notar que nuestro lector se identifica como “Senior QA”, de lo que deduzco que tiene experiencia más que suficiente en el ámbito de las pruebas. ¿Qué valor le puede aportar tener una acreditación en esa área para la que ya tiene experiencia? ¿Le aportaría más valor otra acreditación relacionada con el siguiente escalón en su carrera profesional? Este es otro punto a valorar, ya que me suelo encontrar con situaciones en las que tengo dos tipos de profesionales:

  • Amplísima experiencia, pero ninguna acreditación concreta para el área profesional.
  • Una o varias acreditaciones / certificaciones, pero escasa experiencia.

¿A quién contratarían ustedes? ¿En quién confiarían más? En concreto la ISQTB me parece estupenda, pero un señor con 3 o 4 años de experiencia en pruebas usando prestigiosas herramientas como HP Quality Center o cualquier otra marca, me merece también muchísima confianza (¿quizá más?).

Por hoy, creo que hemos dado suficientes vueltas a un tema, que veo que tiene muchas ramificaciones. Ya seguiremos otro día.